¿En algún momento de tu vida te enseñaron a relacionarte contigo mismo o con los demás? ¿Has dudado a la hora de resolver un conflicto con otras personas? ¿Te gustaría evolucionar tanto a nivel profesional como individual? Si las respuestas son afirmativas, estás a tiempo de descubrir la manera de gestionar mejor esas situaciones con la ayuda del «aprendizaje de alto impacto en habilidades relacionales».

En teoría, en eso consiste TRAINING DAYS: un evento que Plázida tiene el placer de presentarte en Madrid. Pero en la práctica es mucho más que eso. Para descubrir todo el potencial de estos días de entrenamiento, hemos entrevistado a David Criado, su creador.

 

¿Para quiénes está recomendado TRAINING DAYS?

Hay dos tipos de público que considero claves. En primer lugar TRAINING DAYS está pensado para todas aquellas personas que echaban en falta un programa de entrenamiento en habilidades relacionales que recorriera los cuatro niveles de madurez relacional: la relación conmigo mismo, la relación con los demás, el liderazgo de otros y la transformación de sistemas complejos. En segundo lugar, TRAINING DAYS está pensado para personas que quieran crecer en uno de esos niveles de madurez y estén deseosos de conocer modelos, herramientas y formas de aprendizaje diferentes.

 

¿Cuál es el objetivo de TRAINING DAYS? ¿Podemos decir que el programa actúa a nivel personal para mejorar a nivel social, de grupo? 

El programa fue creado para responder a una necesidad latente que detectaba en la totalidad de clientes con los que trabajaba. Fruto de la elevada velocidad a la que vivimos y de la falta de atención y entrenamiento en ello, desconocemos cómo relacionarnos de forma saludable. En efecto el programa incide en el trabajo desde la responsabilidad individual de la persona y el trabajo real sobre sus interacciones diarias con el objetivo de mejorar sus habilidades relacionales. Una de las características interesantes del programa es que no existen fronteras entre el entrenamiento personal y el profesional. Es un programa pensado para las necesidades de personas que viven en una nueva era en la que nuevos modelos de relaciones, mucho más saludables y conscientes, favorecen una experiencia de vida basada en el bienestar propio y la convivencia saludable.

 

 

¿Qué herramientas o conocimientos obtienen los participantes? ¿Cómo los podrán aplicar en su día a día?

En la última edición de TRAINING DAYS realicé el ejercicio de contar una a una las diferentes herramientas y modelos que habíamos trabajado en las sesiones. En total conté 118 ideas, herramientas y modelos para ayudar a los aprendices a relacionarse de forma saludable y rentable para sí mismos y para otros. En realidad son aproximadamente 100 herramientas de toma de conciencia las que ayudan a los aprendices en cada programa. Lo interesante es que el propio método de trabajo de las sesiones, la Facilitación Total basada en el aprendizaje emergente, hace que cada nueva edición sea completamente diferente en función de las necesidades de los asistentes. Algunas personas se han matriculado varias veces en el programa porque ven el mismo un foro continuamente cambiante y actualizado en el que exploran oportunidades de desarrollo y crecimiento junto a nuevas personas. Las herramientas y modelos que trabajamos siempre están orientados al objetivo de ser útiles y prácticas para los asistentes, de modo que no se trata de grandes rollos o discursos sino de un diálogo continuo basado en casos reales o aplicables. Se trabaja sobre las personas, sobre el grupo de aprendizajes de cada nivel de entrenamiento; los modelos y herramientas son el apoyo necesario para hacerlo, no al revés.

 

¿Qué son las habilidades relacionales? ¿Son una asignatura pendiente?

Sin duda lo son. No nos enseñan a relacionarnos en la escuela, la universidad o en el trabajo, es una asignatura pendiente que influye sobre muchos aspectos de nuestra vida y condiciona nuestra capacidad de realización. Creé el programa con el ánimo de crear un espacio y un lugar accesible para todos en el que las personas pudieran disfrutar de su extraordinario potencial y de la enorme riqueza interior que todos podemos poner en juego. A menudo nos frustramos ante la incapacidad de lograr aquello que queremos o ante retos de equipo o familia que requieren una elevada madurez relacional. De todo ello trata TRAINING DAYS.

 

¿En qué consiste la «madurez relacional»?

Creo que uno no aprende a relacionarse de forma saludable y a conquistar el bienestar o la tranquilidad de espíritu a diario si no recorre sistemáticamente cuatro niveles de madurez que le ayudarán a relacionarse de forma efectiva y saludable. Si uno no sabe relacionarse consigo mismo, no puede esperar relacionarse adecuadamente con otros. Si uno no sabe relacionarse de forma efectiva con otros, opino que es imposible que sea capaz de gestionar o liderar equipos de trabajo. Si uno se frustra o se encuentra limitado liderando equipos de trabajo, es completamente imposible que logre modificar realidades complejas como proyectos, organizaciones, comunidades o sociedades. Estos niveles progresivos de entrenamiento son lo que yo llamo niveles de madurez relacional.

 

¿Cuál es tu papel como facilitador?

Tengo un trabajo enormemente complicado para el que sin duda siento que he nacido. Mi trabajo es escuchar, fomentar la reflexión y facilitar el aprendizaje significativo de las personas. Lo hago siendo fiel al interés de los otros, no al mío; renunciando a querer convencer a los demás y abrazando la enorme rentabilidad de darles la importancia que merecen, tratándolos como personas. Para poder hacer bien mi trabajo necesito estar continuamente estudiando, leyendo, investigando, viajando, conociendo a personas y realidades diferentes, aprendiendo desde la realidad y no desde la teoría. Durante las sesiones mi capacidad de improvisación tiene que ser absoluta y mi tiempo de respuesta a las necesidades que surjan fruto del diálogo debe ser inmediato. Para lograrlo tengo en mi experiencia y en cada una de las decenas de herramientas y modelos con los que trabajo, una gran ayuda. Esto es lo que llevo haciendo todos estos años y a medida que pasa el tiempo siento que me encuentro cada vez más capacitado para acompañar y facilitar el cambio en otros.

 

¿Por qué es tan difícil cambiar? ¿Cuáles son las principales barreras frente al cambio?

Cambiar es difícil tal y como lo son todas las cosas importantes y también lo es el funcionamiento de la vida. Para cambiar y mejorar nuestra realidad o la de otros se necesitan muchos requisitos, entre ellos algunos tan complicados como nuestra propia voluntad o la de otros, el esfuerzo requerido para el cambio, la constancia necesaria para hacerlo, un sistema propio y consciente de reconocimiento de los logros y aprendizajes que vamos atesorando, y por último un sistema de mantenimiento que requiere otra buena suma de constancia y voluntad. Nada de esto es posible si la primera visualización de los resultados del cambio que obtendremos no nos convence. Esto ocurre porque solemos olvidar que el cambio nunca es la meta sino el camino que solemos recorrer para llegar a ella. Una de las barreras más importantes para el cambio es la pérdida de perspectiva respecto al punto de partida del que venimos o respecto al punto final que deseamos alcanzar. Durante el programa nos entrenamos en habilidades que nos ayudan a conocer el sentido y la naturaleza de los cambios. Son modelos desarrollados por los grandes maestros a lo largo de la Historia y que abarcan los ámbitos empresarial, científico, espiritual, social, filosófico… para ofrecernos una visión humanista y práctica del cambio.

 

¿Cómo somos los españoles en ese sentido? ¿Dirías que somos una sociedad que se resiste más que otras al cambio?

El día 21 de enero publicaré un artículo hablando precisamente de esto. Me encanta estudiar la Historia de España a lo largo de los siglos, recorro y visito a menudo las grandes ideas y legados de nuestros pensadores más importantes, y por añadido me gusta estar al día de la realidad que vivimos a diario en términos económicos y sociales. Yo diría que somos la sociedad que mejor ha sobrevivido a sí misma sin necesidad de que la ataquen otros. Creo en el exponente cultural que toda sociedad atesora fruto de su historia, y no he encontrado un lugar en el mundo tan peculiar, sorprendente e interesante como España. Creo que en nuestra propia cultura se encuentra la esencia de la condición humana: apasionada por la vida, aprendiendo aún a relacionarse sin necesidad de herirse o causar el daño a otros, interesada en descubrir el misterio de las cosas, despierta y volcada en apreciar su entorno, capaz de las mejores y de las peores cosas. Por otro lado España ha vivido tantos cambios, tan continuados en el tiempo y tan intensos durante los últimos 2000 años que sería atrevido decir que los cambios aquí son más costosos que en cualquier otro lugar. Nuestra naturaleza no obstante busca la estabilidad, y a pesar de que muchos psicólogos sociales defienden que no somos muy amigos de la incertidumbre, somos la tierra de antiguos exploradores, la cuna de grandes científicos, el hogar sobre el que se construyeron varios grandes imperios de civilización.

 

Tu marca se llama «vorpalina», ¿qué significa?

Hace ahora 148 años alguien escribió un libro titulado Alicia a través del espejo, que era la continuación de otro libro que había tenido notable éxito en su tiempo: Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas. El tipo se llamaba Lewis Carroll, un auténtico humanista de una época en que una persona podía ser muchas cosas. Él en concreto fue a la vez diácono anglicano, matemático, lógico, fotógrafo y escritor. En el libro Alicia a través del espejo aparece un poema titulado Jabberwocky escrito en un lenguaje que no existe (combinación de inglés y palabras inventadas) pero que fue traducido con el tiempo a todos los idiomas de la Tierra. Todas las traducciones son exactamente idénticas y en todas ellas podemos intuir que hay un personaje que blande con mucha valentía una espada a la que se llama «vorpalina» contra algo muy grande, probablemente un monstruo al que se denomina Jabberwock. Adoro ese poema. La significación para mí es doble: en primer lugar, podemos relacionarnos en un lenguaje que no existe aún pero que todos podemos entender (el lenguaje del bienestar y las relaciones humanas saludables); en segundo lugar, «vorpalina» sea lo que sea será el instrumento que nos de valor desde nuestra diminuta posición de personas para luchar contra el gran monstruo de la inercia en el que estamos inmersos.

 

¿Por qué te fijaste en Plázida como patrocinador local?

Por Irene Gil, confío plenamente en ella y en su capacidad para movilizar y generar nuevas realidades en Madrid. TRAINING DAYS no sería posible si no existieran patrocinadores locales capaces de llevar el programa a sus respectivas ciudades. Irene sin duda era la persona que debía hacerlo por su experiencia en entornos de trabajo diferentes y por su compromiso con la dinamización del entorno de los negocios en Madrid. Creo que Plázida está totalmente alineada además con los valores y creencias que siempre he compartido, que están recogidos en la Carta de Navegación de vorpalina, y que se trabajan en el programa.

 

Banner promocional de TRAINING DAYS con David Criado◆◆◆

TRAINING DAYS comienza en Madrid el próximo 25 de febrero de la mano de Plázida.

Entérate de todos los detalles e inscríbete ya en este progama único en España. Hay un descuento especial para los primeros en apuntarse.

Toda la información, aquí.

 

Ilustración de Alicia a través del espejo de John Tenniel, 1871