“Es demasiado social.”

A veces, cuando pensamos en el coworking, nos imaginamos una gran sala llena de gente hablando en voz alta por teléfono. Un ambiente vocinglero en el que es imposible trabajar. Sin embargo, este no es el caso. El coworking es ante todo un lugar de trabajo. Todos los que vienen a un espacio compartido quieren trabajar. Y cada espacio tiene rincones ocultos para cuando realmente quieres esconderte y lograr una mayor intimidad para una videoconferencia o una conversación con un colega.

“No es lo suficientemente social.”

Por otro lado, ¡no es una sala llena de robots con sus ojos pegados a las pantallas! La belleza del coworking es poder conocer a gente que puede sorprenderte. Tal vez puedan surgir  negocios complementarios con algún coworker y podáis hacer un brainstorming juntos. O tal vez tus trabajos son mundos aparte y simplemente te vinculas durante los descansos para almorzar o tomar un café.

Si estás buscando una atmósfera social, lo que necesitas es un coworking más pequeño con énfasis en la comunidad. (No es por nada, pero la comunidad está en el corazón de todo lo que hacemos).

“Es demasiado caro, un desperdicio de dinero.”

Con el tiempo, todo el mundo necesita salir de casa, y la mayoría de los nómadas/emprendedores digitales son asiduos de las cafeterías locales. El coste de todos esos cafés (y si somos totalmente honestos, de vez en cuando también algún dulce) pronto se acumula. Invertir ese dinero en un espacio de coworking te da algo más que café. Tendrás acceso a las salas de reuniones, a tu propia mesa y a la garantía de que siempre habrá WiFi de calidad y un enchufe disponible.

No sólo eso, te conviertes en parte de una comunidad de personas con ideas afines, lo cual puede ser de un valor incalculable. En este mundo moderno, es más importante que nunca hacer conexiones reales cara a cara con la gente. Las mejores cosas de la vida suceden cuando tratamos a las personas como personas.

“Es una oportunidad para hacer contactos.”

Bueno….sí y no. Grandes cosas pueden pasar cuando la gente hace clic. Sin embargo, si te presentas a tu nuevo coworking con una pila de tarjetas de visita y pareces demasiado entusiasmado para hablar con todo el mundo, puedes enviar el mensaje equivocado. Piensa en las otras personas como tu nueva familia de coworking, en lugar de como oportunidades potenciales de negocio.

“Estoy solo, el coworking es mejor para los equipos.”

En realidad, una cantidad sorprendente de compañeros de trabajo son individuos y autónomos. Incluso las empresas que son propiedad de una persona necesitan a veces un espacio de oficina, y puede llegar a ser muy aburrido y solitario trabajar solo en casa. Ser lo suficientemente valiente como para ser dueño de tu propio negocio, significa también que mereces una oficina adecuada, no sólo Starbucks.

“Tengo un equipo, el coworking es mejor para los individuos.”

El trabajo en equipo también es muy popular en los coworkings. Realmente no hay nadie a quien no le guste un espacio de coworking. No sólo es beneficioso para tu equipo actual, sino que también puede ser un bonus muy atractivo cuando buscas nuevos talentos. Los espacios frescos y funcionales son muy solicitados por la nueva generación de profesionales.

Si quieres probar la vida de coworking, te ofrecemos un pase gratuito de un día a nuestros espacios de Princesa (Plaza de España) y Tapices (Atocha). Puede contactar con nosotros para concertar una visita aquí: https://plazida.com/en/contact/

Si sólo quieres salir de casa y conocer gente nueva, tenemos eventos mensuales como nuestras Sesiones de Mastermind y nuestros Guiridrinks. ¡Siempre serás bienvenido a unirte a nosotros!

espacio de coworking

Nuestro espacio en Loom, Tapices